domingo, 8 de agosto de 2010

Unificación Sensual.

Beso Antiguo - Manuel Domínguez Guerra


La sangre aglomerada y palpitante en los labios temblorosos...
un febril deseo de entregar el corazón en cada beso.
El ancla de una lengua irrumpe insaciable…
mar y fuego en el sexo…
perdido ya todo aliento
por ansioso y voraz deleite.

2 comentarios:

Juan Antonio dijo...

El lenguaje del deseo escribe indescifrables signos en la piel.

Amorphis dijo...

Ese cuadro es muy bueno, demasiado sugerente e incitante. Los cuerpos tienen una manera única de comunicarse.

Saludos!