lunes, 21 de junio de 2010

Instante Lascivo


 A Woman Undressing - Otto Theodore Gustav Lingner

La habitación plagada de esa penumbra que deslumbra el alma e inquieta los sentidos. Un solo pensamiento emergiendo de entre la ruma de recuerdos gastados, emergiendo como savia de un árbol a medio segar. Su piel satinada y clara apareciendo como un sol en la oscuridad de mis deseos dormidos. El sutil movimiento de sus brazos era un titilar de astros para mis oídos y el sonido de sus labios gimiendo el silencio, un oleaje fresco y burbujeante que pronto alcanzaría mis labios saciando mi lujuria.

3 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Arrebatador. Me has dejado sin palabras. Afortunadamente. Por otra parte, Lingner... delicioso e inquietante.

Beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Es que como decía mi abuela... la jodienda no tiene enmienda... (pero en fino...) jajaja


Saludos y un abrazo.

A.S. dijo...

Belo! Intenso! Sensual!...

Besos, cariño!
AL