miércoles, 31 de marzo de 2010

Hylas y las Ninfas: La belleza de un joven

Waterhouse, pintor italiando de nacimiento, considerado por algunos como prerafaelita, pero en sus inicios estuvo influenciado por el neoclasicismo victoriano. En 1896 pinta 'Hylas y las Ninfas' como un homenaje al mito del hermosísimo joven Hylas cuando se encuentra con las ninfas en el lago quedando estas prendadas de su belleza de forma inmediata. Tanto así que deciden secuestrarlo y con la venia de Hera convertirlo en un ser inmortal. Para ese entonces, su amante, Heracles, lo busca con desesperación cuando se da cuenta que ha desaparecido, pero esta búsqueda fue infructuosa, el guerrero Heracles, queda desconsolado por haber perdido a su joven amor.