lunes, 13 de septiembre de 2010

Erotismo Surreal

Un mundo singular que aplasta las ataduras de la razón. Inverosímiles formas y figuras,
seres amorfos o autómatas. Este es el mundo surrealista, donde el subconsciente y el universo onírico son iluminados y exhibidos en primer plano. Hoy nos ocupa, a través de Lukas Kandl el que puede ser llamado: desnudo surrealista. Él mismo se refiere así a su obra: “Mi pintura se encuentra entre el surrealismo y el arte fantástico, una mezcla de lo extraño y lo mágico…” “...Mi arte incluye en gran parte temas eróticos, la sensualidad, la poesía, a veces una anécdota o incluso humor negro”.

‘Extrañas Manipulaciones’ es una obra singularmente siniestra. Un hombre desnudo articulado por delgadas cuerdas que penden de lo que podemos especular es una incógnita claridad. El hombre desnudo pareciera estar listo para levantar la cabeza y empezar a andar, manipulado por aquel misterioso poder.

 Lukáš Kándl - Extrañas Manipulaciones

¿Qué o quién manipula las cuerdas? La respuesta sólo puede intuirse al observar los misteriosos utensilios encontrados en las gavetas de la mesa o al percatarse que de los orificios perforados en las paredes aparecen pequeñas criaturas como el enjuto ser, cuyas órbitas de los ojos no pueden ser más profundas y finalmente, al ver resaltar la nítida negrura de los animales que deambulan cerca al hombre, sabiendo que uno de estos, tiene la particularidad de conectarse directamente con el observador y mirarlo de frente.

Por otro lado, ‘El Deseo’ parece haberse pintado en una habitación contigua a la escena anterior, nótese el similar escenario que sólo dista en detalles; los mismos objetos amorfos e inconexos, esta vez regados por doquier, delicados trozos de cuerpos esparcidos dulcemente, dando la impresión de un desorden cautivante que despierta los instintos. Esta vez una mujer sostiene con sus manos y entre sus piernas un gigante artilugio de vanidad. ¿Qué se observa proyectado en ese reflejo?... No lo sabría decir.

Finalmente concluyo que en estas obras se conjuga lo erótico y lo artificioso, algunos arcanos sujetos a pautas de la sexualidad más profunda que albergamos en nuestro inconsciente.

Lukáš Kándl - El deseo


3 comentarios:

Mayte ✿ܓ dijo...

Si la vida misma es surreal...como no serlo el arte, y su manifestación...

Un bikiño, Delirio.

Juan Antonio dijo...

Surreal, hiper-real... Eel supuesto automatismo que guiaba a los autores de esta tendencia no era más que un intento de desbloquear los mecanismos de la autocensura precisamente para que afloraran las pulsiones más profundas, nuestro yo desconocido, remoto... nuestro auténtico yo.

No puedo expresar lo que me ha cautivado tu entrada, querida Delirio.

Amorphis dijo...

Tienen tanto detalle que se te van los minutos encontrándolos.

Bello post

Saludos!